Octubre 4, 2022

¿Puertas corredizas de vidrio y puertas francesas ¿Cuál es la mejor?

Las puertas francesas pueden ser instaladas en una habitación o un edificio, el objetivo de este tipo de puertas es permitir que entren grandes cantidades de luz, por su parte las puerta corredizas de cristal también permiten que entre una gran cantidad de luz pero difieren de las puertas francesas en que no tienen bisagras en ambos lados y que contienen dos placas cristal.

En el caso de la puerta de cristal, una de ellas se quedara inmovil mientras la otra se desliza a lo largo de un riel, seleccionar una puerta francesa o una corredera de cristal dependerá principalmente de la estética del cliente.

¿Qué son las puertas francesas y cómo instalarlas?

 

Las puertas francesas se consideran un tipo de puerta decorativa, posee múltiples ventanas o luces que cubren la puerta de arriba abajo, estos trozos de vidrio se dividen con vigas de madera, ocasionalmente, los vidrios en la parte superior están colocados con un toque de citral u otro ornamento.

Las puertas francesas se abren con un serie de bisagras a un lado de la puerta, a veces una puerta francesa tiene bisagras dobles, esto significa que hay dos juegos de puertas, que se encuentra principalmente en el medio, permitiendo que ambas puertas se abran al mismo tiempo.

Para instalar una puerta francesa los cerrajeros de Sant Cugat indican que es necesario limpiar toda la zona donde se colocará la puerta, esto incluye desmontar bastidores corredizos o cualquier otro marco que esté ubicado en contra de la puerta francesa.

Luego es necesario colocar un sellador a lo largo de toda la pared donde se instalará la parte fija de la puerta, luego de ello hay que colocar los tornillo para yeso a lo largo del lado con un sellador especial para luego fijar las bisagras a la puerta.

El último paso es colocar los marcos de la puerta a lo largo de las bisagras y luego acoplar los paneles de vidrio entre los bordes de la madera.

¿Qué son las puertas corredizas y cuál es su instalación?

 

Las puertas corredizas se abren de forma horizontal a lo largo de un riel, por lo que hay dos mecanismo diferentes que permiten a una puerta corrediza abrirse o cerrarse, hay unos modelos que están colgados desde arriba y puertas corredizas que disponen un fondo de engranaje.

La puerta corredera suspendida desde arriba está fijada por dos colgadores que corren un riel que está oculto por encima de la puerta y esta permite que la puerta pueda moverse hacia adelante y hacia atrás.

Para instalar una puerta corrediza francesa es necesario retirar el material que posee el marco de la puerta anterior, así como los aislantes y escombros, el sellador debe aplicarse en todo el largo de la puerta para que sea difícil moverla.

En el momento en que se fijen los tornillos en la pared para sujetar la puerta en su lugar es necesario construir un riel ya sea por debajo o por encima del marco de la puerta y colocar los rodillo o colgadores de la pared, la otra puerta corrediza debe fijarse cuidadosamente en un riel.