• Lun. Abr 15th, 2024

    ¿Los expertos en ciberseguridad no recomiendan las cerraduras inteligentes?

    Las cerraduras inteligentes son una gran novedad en  materia de seguridad para el hogar, empresa u oficina, esto llega a provocar una gran curiosidad para quienes no están familiarizados con estos elementos de seguridad.

    Es importante destacar que este tipo de cerraduras representa la evolución de las cerraduras tradicionales, solo que funcionan bajo una versión electrónica y automatizada, por lo que en lugar de tener un bombín para insertar la llave para abrir la puerta, las cerraduras inteligentes se activan a través de otros procesos.

    Funciones de las cerraduras inteligentes

    La mayoría de las cerraduras inteligentes funcionan a través de códigos, tarjetas magnéticas, sistemas biométricos o desde el móvil a través de una aplicación descargada en el dispositivo, por lo que resulta ser un dispositivo versátil, cómodo y eficiente.

    Cabe destacar que dependiendo del tipo de cerradura inteligente no hará falta llevar nada encima, menos llaves para entrar o salir de la propiedad, algunos modelos pueden manejarse de forma remota, esta es una función agradable para los propietarios, pues permiten la entrada o salida de algún familiar o amigo aun cuando no entren en casa.

    De igual forma, es una excelente opción para aquellas personas que pierden las llaves fácilmente o para los que no están seguros si han cerrado la puerta o no al salir de casa, pues desde el móvil podrán consultarlo fácilmente.

    Sin embargo, aunque las cerraduras inteligentes ofrecen múltiples ventajas, los expertos en ciberseguridad afirman que no todo es beneficios con las cerraduras inteligentes, pues existen algunos riesgos que no se pueden subestimar.

    Riesgos de las cerraduras inteligentes

    Uno de los primeros riesgos de las cerraduras inteligentes es que son físicamente más vulnerables que una cerradura tradicional, las cerraduras tradicionales están fabricadas para resistir a cualquier ataque e impedir que alguien las manipule o las fuerce mediante métodos físicos.

    Por su parte las cerraduras inteligentes tienen el problema de que posiblemente no resisten a golpes, además deben ser lo suficientemente resistentes desde el punto de vista cibernético para que ningún hacker pueda manipularla.

    Es por estas razones que esto puede ser un reto para el propietario, pues encontrar una cerradura inteligente resistente en todas sus áreas puede ser un problema, pues debe resistir a que no la pueda abrir ni con destornillador o cualquier otro objeto cortante, además de ser resistentes a los ataques de ciberseguridad.

    Por otra parte, hay que tener en cuenta que las cerraduras inteligentes dependen principalmente de un buen sistema de actualización de software que sea eficaz y regular, esto resultará clave para que el sistema siga siendo seguro y que no perezca ante nuevos intentos para derribar sus barreras de seguridad.

    De igual forma, el usuario debe asegurarse de que la cerradura está siempre actualizada, de lo contrario es posible que alguna de sus funciones se desactive por no haber recibido las implementaciones necesarias.

    Por lo que hay que tener en cuenta que la obsolescencia de estos dispositivos complica sus tareas de seguridad, pues algunos de esos modelos pueden dejar de fabricarse o no ser del todo compatibles.